viernes, 23 de octubre de 2009

Capitán General Francisco Javier Castaños Aragorri

"Vi por primera vez al general Castaños cuando nos pasó revista. Parecía tener 50 años y, por cierto, me causó sorpresa su rostro, pues yo me lo figuraba con semblante serio y ceñudo, según mi entender debía tenerlo todo general en jefe puesto al frente de tan valientes tropas. Muy al contrario, la cara del general Castaños no causaba espanto a nadie, aunque sí respeto, pues los chascarrillos y las ingeniosas ocurrencias que le eran propias las guardaba para las intimidades de su tienda (...)".

Así describe el personaje principal de Benito Pérez Galdós, Gabriel, en “Episodios Nacionales” al General Castaños. Este famoso General, nació en Madrid el 23 de abril de 1.758, en una familia acomodada que disfrutaba del favor de Carlos III. A la edad de 10 años es nombrado por el propio Rey, capitán de infantería, en recompensa a los servicios prestados por su padre. Para convalidar este nombramiento, estudia en el Seminario de Nobles de Madrid y en la Academia de Matemáticas de Barcelona.

En 1.774 se incorporó al Regimiento de Línea de Saboya como Capitán de Granaderos. Es entre 1.780 y 1.783 tras participar en el sitio de Gibraltar y en la toma de Menorca, cuando es ascendido a teniente coronel. Su ascenso a coronel llega en las defensas de Orán y Ceuta, en 1.791, siendo así como recibe el mando del Regimiento de África.

Es con este regimiento con el que participa en la guerra contra la Convención francesa en los Pirineos occidentales. Su heroica defensa de San Marcial, donde resultó gravemente herido, le valió el ascenso a Brigadier en octubre de 1.793, terminando la guerra con el empleo de Mariscal de Campo, obtenido en febrero de 1.795.

En agosto de 1.800 contribuyó a rechazar con las fuerzas a sus órdenes el desembarco de los ingleses en las cercanías de El Ferrol. En octubre de 1.802 fue ascendido a teniente general.

En 1.808 Castaños estaba destinado desempeñando la comandancia del Campo de San Roque en Gibraltar. Esta comandancia le da la posibilidad perfecta para mantener contactos secretos, ya desde el mes de abril, con el gobernador británico de Gibraltar, sir Hew Dalrymple, a quien solicitaba ayuda militar y económica en el caso de un conflicto abierto contra los franceses.

El 26 de mayo recibió un mensaje de la Junta de Sevilla para unirse al alzamiento, cosa que hizo inmediatamente poniéndose él y a sus 9.000 hombres a la órdenes de esta. La Junta le nombró general en jefe de un improvisado ejército que se encuadró e instruyó en pocas semanas con tropas regulares y voluntarias. Con este ejército, el Ejército de Andalucía, logró derrotar al General Dupont en la batalla de Bailén el 19 de julio de 1.808, convirtiéndose de este modo en el primer general europeo que lograba vencer a un ejército de Napoleón.

Su participación en la batalla de una población andaluza, desconocida por toda Europa, queda en muchos análisis relegado a la presión que ejerció a las espaldas de Dupont camino de Bailén. Unos cañonazos fueron suficientes para que Dupont se reconociera vencido. Cierto es, que fue Reding quien mantuvo a raya a los franceses durante el día. Tan cierto como que Vedel andaba por Despeñaperros, no se sabe bien haciendo qué. Igual de verdadero que el hecho de que fue esto lo que dio tiempo a que el ejército comandado por Castaños, como en otras muchas batallas, ejerciera la presión de los refuerzos tras una batalla condicionada por el calor y la sed. Pero en muchas batallas anteriores a la de Bailén y posteriores a la misma, son las llegadas de otros las que desnivelan la balanza de fuerzas y otorgan la victoria.

Hay que decir también, que es injusto que la historia regale a Castaños toda la fama de los vencedores, olvidándose de compartirla con Reding o Coupigny, sin embargo, aquella gran victoria, obligó al rey intruso José evacuar Madrid y retroceder con sus tropas hasta la línea de río Ebro. Castaños recibe el empleo de Capitán General.

Muchos malos tragos le quedaban por tomar al Capitán General victorioso. Ese mismo año, en noviembre, es derrotado en Tudela, replegándose hacia Guadalajara en condiciones lamentables. No es hasta la muerte del Marqués de la Romana, en 1.811, cuando toma el mando del V Ejército de Extremadura. Toma la plaza de Olivenza y sitia Badajoz, a cuya ayuda acude el Mariscal Soult. El 16 de mayo de 1.811 Soult debe retirarse hacia Andalucía tras enfrentarse a los aliados en la batalla de la Albuera, pero Badajoz no cae en manos de los aliados y deben abandonar su empeño con la llegada del Mariscal Marmot.

En 1.812, se hace cargo de los ejércitos 6º y 7º, refundiéndolos en el 4º. Termina la guerra participando en los sitios de Astorga y las campañas de Arapiles y Vitoria. Batallas que darían como fruto la expulsión del ejército francés, comandado en la huída por José I. Al término de la guerra es nombrado Consejero de Estado.

No morirá hasta el 24 de septiembre de 1.852, con lo que todavía tendría historia que contar.

Pero, eso ya, es otra historia.

video

Algo de humor:
En el blog Curistoria de Manuel J.Prieto hace referencia a dos anécdotas que definen el humor de
este hombre tan serio para la historia. La primera ocurre cuando el General Castaños recibió al vencido General Dupont. Este le hizo entrega de su espada añadiendo: "Os entrego esta espada, vencedora en cien batallas". A lo que Castaños respondió: "Pues yo es la primera batalla que gano".
En otra ocasión, el General Castaños por Navidad fue a una recepción con el Rey en palacio. Y a pesar de ser un día de diciembre, con el rigor térmico que esto conlleva, el General se vistió con el uniforme de verano. El Rey Fernando VII al verle así le preguntó cómo llevaba uniforme de verano con el frío que hacía, Castaños respondió: "Acabo de cobrar la paga de verano".

2 comentarios:

  1. Soy un descendiente directo del General y me enorgullezco de ello.Me gustaria que tanto los Mallorquines como los Menorquines supieran mas de él,y de la historia de españa,por la que tanto luchó, cuando a mi me tratan de "sudaca".Pues su historia no termina con su muerte,sino que sigue a travez de su descendencia, con gente tan valiosa como su padre, y sus hijos ,nietos,y demas descendientes.

    ResponderEliminar
  2. Hola Ricardo: Mi tía, ya fallecida a los 96 años, me comentaba que su madre era descendiente del General Castaños. Tenía familia en Antequera y tuvo parientes militares en Cuba. (Tienes algunos datos de los descendientes del General para poder corroborar si era cierto? Un saludo.

    ResponderEliminar

Desde donde